Sorprendido, sin más

octubre 20, 2009

Pasada ya la famosa manifestación y dicho ya lo dicho, me levanto con la gran noticia de que la Barriuso, cita de alguna manera el post que publiqué acerca del tema.

La verdad, es que he creído que era una broma, cuando he recibido el primer email haciendo referencia al asunto. Y me entero por email, ya que por higiene mental, he decidido hace tiempo no leer nada a esta chica ni su periodico. Además, el DEIA ha mejorado tanto, que ya no le tiene envidia a ningún medio escrito ni digital.

Pero haciendo de tripas corazón, leo a la susodicha, nueva contertuliana de radio euskadi y me encuentro que dice que en internet hay alguno que ha publicado “paseando con nuestros verdugos”. Releo el título de mi post y veo que en ningún caso dice lo de “nuestros”. Digo “mi”. Y digo y aclaro esto, porque el que escribe estas líneas, habla y escribe única y exclusivamente a título personal. No en nombre de nadie. Ni de una corriente, ni de un sentir global, ni de una parte del PNV, ni de nada, sólo de mí.

El que administra este blog es simplemente un afiliado del PNV al que le cuesta y mucho últimamente, comulgar con ruedas de molino, pero que tiene claro cuáles son la ruedas con las que de tener que comulgar, comulgará. Con las de siempre.

Que no esté de acuerdo en pasearme con estos chicos, no quiere decir que esté  a favor de la ley de partidos.

Que me importe un bledo si les han detenido o no, no quiere decir que esté de acuerdo con las detenciones.

Que me parezca un error que el partido se pliegue a las posiciones de Egibar, no quiere decir que esté de acuerdo con las posturas de Ares y Compañía.

Y que me dé rabia que alguno de los 5 no cumpliera  a la mañana con sus obligaciones de partido y acudiera a la manifestación a la tarde, no quiere decir que les mida a todos por el mismo rasero.

Pero, hablando de lo que iba a hablar, he de decir que me sorprende el poco o nada de criterio que debe tener una periodista, cuando necesita de blogs de medio pelo, para organizar una idea o hacerse la más chachipiruliguay para atizar a todo lo que huela a nacionalismo “vasco”.

De todas formas, quizá  no les demos la importancia que parecen tener a estos nuevos canales de comunicación, en los que un “don nadie” como dicen por ahí, detrás de un seudónimo, puede hasta contribuir a alimentar la editorial de uno de los periódicos más leídos de este país.

Y para terminar, quiero dejar claro que no me retracto de nada de lo que he escrito.

Porque yo, también volvería a escribir lo mismo, si se fuese otra vez a una manifestación con estos.

Aunque sepa y sea muy consciente de que puede haber mucho Barriuso por el mundo.