Hoy trabajo

octubre 12, 2009

Pues sí, yo trabajo hoy día 12 de octubre. Y el año que viene también trabajaré, aunque pueda caer en un puente majo.

Pero hace tiempo que no comento nada y hoy, que suena bastante menos el teléfono, me dispongo a escribir un poquito sobre todas esas cosas que no he escrito en los últimos días.

En el tema del Alakrana no tengo muy claras las cosas. Hace unos días me encontré con un conocido que había estado vivendo en Buenos Aires y  Bogotá, porque su empresa tenía alguna relación comercial con esos países, y él como ingeniero, debía hacer algún proyecto. Me comentaba lo siguiente: “ tanto cuando fui a Bogotá como cuando fui a Buenos Aires, la empresa me tuvo que poner protección privada, es más, tuve que vivir los meses que estuve allí, en una especie de urbanización “artificial”con guardias y alambradas, porque el riego de que te secuestren o te limpien el forro es bastante importante. Lo pagó la empresa por supuesto”. Ya digo, no lo tengo muy claro. Que deben estar protegidos, por supuesto. Ahora bien, quién debe costearlo? Si alguien me lo puede aclarar, se lo agradecería.

En el paripé de los 100 afortunados del Patxiloto, lo tengo un poco más claro. Si Patxi quiere que toda la sociedad vasca esté representada allí con 100 personas, se encontrará con que entre los afortunados puede existir algún desalmado de esa parte de la sociedad que está ilegalizada. Porque ilegalizados están, pero guste o no guste, también son sociedad. Entiendo por tanto, que aunque se haga sorteo ante Notario, después se hará la criba correspondiente. Es decir, que los 100 afortunados serán investigados de arriba a abajo, mientras no presenten el carnet de la casa del pueblo.

Sobre el blindaje. Lo dicho, seguimos liderando. Porque si el PNV es el que se queda sólo en la defensa sin ambages del Blindaje, está claro quién defiende a este país. Es más, si el blindaje es la moneda de cambio para aprobar unos presupuestos y es el PNV el llamado a negociarlo, está claro quién es el conseguidor de este país.

Y no quiero dejar este post sin referirme a los grandes privilegiados de la crisis y de todas las que nos vendrán aunque no sean económicas. LOS FUNCIONARIOS/AS. En las empresas privadas llevamos ya casi un año soportando EREs, congelaciones tácitas de sueldos, cambios de calendarios debidos a los vaivenes del mercado, aumentando jornadas, etc. Y con la mosca detrás de la oreja, pensando que quizá el año que viene los EREs temporales se conviertan en definitivos. Sin embargo, los grandes privilegiados de la sociedad, no quieren oír hablar de congelaciones salariales y los gobiernos de turno, no le hincan el diente de verdad, porque eso sí que parece ser antipopular.

En una situación, donde hay muchos trabajadores que están dispuestos incluso a bajarse los salarios por mantener un puesto de trabajo, los que saben que no van perderlo “nunca”, trabajando 35 horas a la semana, se quejan porque el diputado general de Vizcaya haya insinuado la congelación.

PAIS, que diría alguno.