TOCAR…los impuestos

Hace unos cuantos años cuando era más joven (digo lo de, más, porque todavía lo soy) había una serie que me gustaba muchísimo.

Me acuerdo de aquella televisión en color. Éramos unos afortunados. Mis padres compraron la televisión más o menos del mismo color que el mueble que había sido hecho para ello. Sí y digo que para ello, porque la verdad, todavía no sé qué guardábamos en aquel armario que iba de “lau a lau” de la habitación. Armario, por cierto, que una vez colocado, no había Dios que lo moviese. Siempre llegué a pensar que el armario había nacido allí, de algún “brote verde” de la madera de la tarima. Total, que el hueco de la televisión había que llenarlo y en mi casa lo llenó una “peazo”  caja de color madera cerezo, que igual que el mueble en cuestión, una vez colocado no había hijo de vecino que lo moviese. (Un recuerdo para los técnicos de entonces y sus problemas lumbares).

Aquel mueble tan bonito, tan especial en aquellos días y encajado perfectamente en aquel hueco, como si las maderas entraran en perfecta simbiosis, era una maravilla. Decían que era un electrodoméstico y yo no lo entendía. “La caja tonta” le decían. Una caja capaz de hacernos reír con Bigote Arrocet, alucinar con Pipi, enternecernos con El osito Missa y gozar con Mazzinger Z no podía ser tan mala como nos decían nuestros padres. Además (y esta sí que es una diferencia con la tele de ahora) aquella servía para hacer ejercicio o aprender a frustrarte. Quien más quien menos en aquella época, se levantaba innumerables veces para cambiar de canal (el mando a distancia era una cosa prohibitiva para muchos) y qué duda cabe que ese levantarte y sentarte fortalecía la musculatura lumbar. Y si no te levantabas, aguantabas lo que te echasen. También es cierto que había 2 o 3 canales y no había tanto problema. Ahora bien, quién no ha estado con su abuela repanchingado (tocandose las bowlings) y ha oído eso de “pon un poco más alto la tele”. Joderrr.

Pues bien, en esa época yo veía barrio sésamo. Y el que más me gustaba sin lugar a dudas era Coco y Supercoco. “Esto es… cerca” “y estooooo…es…leeeejos” ,“Cerca…leeeejooos”; “Esto es arriba y esto es abajo” . “Esto es… subir y esto…bajar” . Todos nos reíamos con el bicho azul ese con cara de no romper un plato y a quién se le acaba cogiendo cariño por lo sinsorgo que era.

Y “ete” aquí, que nos hemos encontrado con una situación parecida en nuestra política. Nos dicen un día que suben, otro día que bajan. Un día que ponen y a al otro que quitan.

Y al final, ha tenido que salir nuestro supercoco particular de economía, para aclararnos a todos, que ni lo uno, ni lo otro. Lo que van a hacer es….TOCAR. Sí si, Tocar.

Pues “tócate” los huevos, que me debí perder ese capítulo. Me lo expliquen.

P.D. Por cierto, ¿se le sigue llamando caja tonta aunque de caja ahora no tenga nada?

Anuncios

One Response to TOCAR…los impuestos

  1. armaola dice:

    Que rápido se quedan anticuados ciertos posts. Sobre todo cuando se refieren a los socialistas vascos (bueno, a los que nos gobiernan)y a sus medidas contra la crisis.
    Ahora ya no se va TOCAR nada.
    Total, que ya no me importa haberme perdido el capítulo en cuestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: