Debemos seguir sintiendo

mayo 15, 2009

Hay alguna vez que te preguntan y no entienden, cómo nace un sentimiento identitario en uno. Sentimiento que algunas personas llegan a racionalizar en gran parte, con el paso de los años. Otros, que aunque lo intentaran no sabrían darle un pensamiento lógico a lo que sienten. Porque de los sentimientos y de las emociones entendemos bien poco. Sientes o te sientes y punto. No hay que darle más vueltas.

Pero uno, cuando piensa en su vida, se acuerda de muchas cosas. Pero sobre todo, es gracias a las sensaciones o sentimientos, por los que las personas recuerdan sus hechos pasados. Hechos, que cogidos con una pinza y mojándolos en un líquido de objetividad y/o racionalidad, no tendrían más significado que lo meramente estructural.

Sin embargo, recordamos cómo nos hizo sentir nuestro aita, en aquel día de la ya recién estrenada democracia, en que le obligaron a quitar la ikurriña. Nos acordamos de los ojos llorosos de amama por ver al primer lehendakari después de la dictadura. Nos acordamos de aitite, serio, sin muchas palabras, pero con una mirada fija de orgullo al oír  Gora ta Gora Euskadi, como queriendo asimilar que los días interminables en la cárcel, en los que le decían “a usted no le toca hoy (fusilamiento)” habían valido para algo. Nos acordamos de amatxu, preparando el tupper y vistiéndonos el kaiku, para ir a ver si podíamos tocar al lehendakari en el alderdi eguna. Nos acordamos, cómo el lehendakari Leizaola paró su coche para ayudarnos porque el nuestro se había calentado en Urkiola. Momentos muchos de ellos, siempre acompañados de canciones. Canciones que de una u otra manera te inyectaban algo más de ese sentimiento. Muchas de las veces, canciones pasadas de tiempo, pero llenas de actualidad en los sentimientos que transmitían. Y hablando de canciones, me acuerdo de Ixeko cantando y recordando su juventud…

Bat eta bi, Agirrek irabazi

iru eta lau, Rodasek galdu dau.

Bost eta sei, ta urrengoa da zazpi

Agirre da, Euskadin nagusi.

Agirre da euskotarra

Rodas maketoa

Nork eman behar deutzo

Berari botoa

 

Es por ello, que somos lo que hemos vivido, pero sobre todo, somos lo que hemos sentido y seguimos sintiendo cuando vivimos.

Debemos seguir sintiendo

GORA EUSKADI ASKATUTA