El “TEMA”

Ayer me decía mi voz de la mejor conciencia que tengo, es decir, mi mujer, que debería escribir acerca de más cosas y no centrarme tanto en la política. Y quizá tenga razón.

Empiezo a pensar y…me viene a la mente el tema por excelencia, sí hombre, ese tema a la vera del cual, tanto intelectual y tanto pensador se mueve…,curiosamente muchos de ellos, apoyados en la barra de un bar.

Sí cómo no, estoy hablando del tema. De ese que todo el mundo sabe. Del que todo el mundo opina. Del que, quien más quien menos ha hecho algún que otro pinito.

Claro que sí, el tema sin el cual, algunas de las personas que conozco, no sabrían mantener una conversación más o menos coherente o cuando menos de más de 3 minutos. Claro que el tema en cuestión, tampoco da para mucho. Aunque ahora que lo pienso, claro que da para mucho. Da para acaparar minutos interminables en tertulias, en las que se acaba diciendo “sí, pero es muy fácil hablar desde un micrófono o sentado desde aquí. Hay que estar ahí, ahí (sobre todo cuando el criticado es de tu cuerda)”. Como si en los demás terrenos de la vida no hubiera que estar “ahí ahí” para poder hablar con cierta coherencia o cuando menos, cierta prudencia.

La verdad, es que yo también entro en el tema, porque para qué nos vamos a engañar, es EL TEMA de los lunes…, y los martes, y los miércoles y los…. Vamos, que del tema por lo menos, algo tienes que estar enteradillo. Sobre todo para que la tertulia alrededor de una mesa, muchas de las ocasiones, no se circunscriba a lo dura que está la carne o a “hoy han dicho en la radio que a la tarde levanta el tiempo…”

El tema en cuestión, encima, es algo con lo que te tienes que sentir identificado. Y si acaso tienes la osadía de decir en alguna mesa, que a ti el tema te la reflanflinfla, te pueden llamar desde descastado, hasta mari…nero. Bueno, a lo mejor no te dicen nada, pero pensar lo piensan.

El tema es como una droga. Te metes de pequeño en ello, sobre todo por la presión grupal. En el peor de los casos por la presión familiar. Como si tuvieras encima a tu padre (sobre todo), diciéndote “en el tema hay que ser bueno” “el tema es lo mejor para un chico como tú” y te encuentras metido en él, sin importarte un bledo y sin saber encima qué hacer para desengancharte. Ah! Y no se te ocurra decir que lo que te gusta es bailar…

Por suerte, he podido fijar bien los principios en mis hijos y no tienen que desengancharse, porque ni siquiera se han enganchado. Bueno, la verdad es que el pequeño me empieza a preocupar. Últimamente habla mucho del tema. Serán las compañías.

No obstante, tal y como dicen “si lo has probado durante años, nunca te limpias del todo y siempre te quedará algo”. Por lo que el miércoles 13, me pondré la camiseta, animaré y seguramente pegaré algún que otro brinco en el sofá, aunque sea sólo porque si no, al día siguiente (jueves), no tendré con quien hablar.

Aupa Athletic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: